La cáscara de naranjas nos aporta multitud de propiedades y por ello son ideales para muchas cosas. Las puedes utilizar para alguna receta, para la piel, como infusiones, entre otras. Siempre pensamos en la naranja y en su interior, la parte más nutritiva, el jugo para utilizar en zumos, etcétera. ¿Y por qué muchos no nos planteamos que la piel puede utilizarse para más cosas? Aprovechar al máximo las propiedades de la cáscara de naranja ya que es muy buena para paliar problemas digestivos, combatir el estreñimiento, como tranquilizante, por su capacidad antioxidante, para reducir el colesterol y sus aceites esenciales son astringentes por lo que son muy buenos para pieles grasas.

De entre todas sus propiedades, hoy queremos destacar las digestivas. Es por ello que vamos a hablar sobre algunas recetas que pueden realizarse con la cáscara de las naranjas. El primer paso antes de comenzar con la elaboración de cualquier receta u otro uso será lavar bien la cáscara de naranjas por si contuviese algún tipo de pesticida. Es por ello que lo mejor es adquirir naranjas naturales sin ceras ni productos químicos que puedan alterar su sabor.

Cáscara de naranja cristalizada

Es la opción más dulce que encantará a los más golosos, mayores y pequeños. Es un postre o una merienda ideal para una comida con amigos, familiares… Una receta sencilla aunque requiere un largo proceso de secado.

  1. Corta cuatro naranjas en cuartos
  2. Desprende la cáscara con cuidado
  3. Cortala en tiras pequeñas (0,6 centímetros aproximadamente)
  4. Cubre las tiras con agua fría en una olla
  5. Calienta la olla hasta que comience a hervir. Este proceso ablanda la cáscara de naranjas y las hace más porosas lo que facilitará que absorban el azúcar más tarde.
  6. Escurre el agua y aparta las tiras
  7. Agrega 3 tazas de azúcar y una de agua a la olla, dejándolo hervir todo hasta que se disuelva
  8. Introduce las cáscaras en la olla y déjalas reducir a baja temperatura
  9. Deja hervir a fuego lento unos 30 o 45 minutos
  10. Retira las tiras de la olla y cúbrelas con azúcar
  11. Coloca las tiras cubiertas de azúcar en una reja de alambre y déjalas secar unas 4 horas como mínimo
  12. Guarda las cáscaras de naranja cristalizada cubiertas de azúcar en un recipiente hermético hasta dos semanas.

Cáscara de naranja al chocolate

Esta receta es igual de fácil que la anterior. Deberás prepararla igual hasta dejarlas secar cubiertas de azúcar para acabar introduciéndolas (sólo la mitad a las tiras de naranja) en chocolate fundido al baño maría y dejándolas secar de nuevo. Y después ¡a disfrutar!